Menu

La Pedagogía Iniciática


Autores


Resumen del Libro

Se puede comparar el ser humano con un reino cuyos habitantes son sus propias células, y cuyo rey es él mismo. Desgraciadamente, en la mayoría de los casos se trata de un rey destronado, porque ha sido derribado por su propio pueblo, al que no ha sabido gobernar y educar sabiamente. Mientras estaba en el poder, se abandonaba tranquilamente a toda clase de actividades inútiles, y hasta criminales, y quizá los que le rodeaban no se daban cuenta de nada, y hasta le admiraban… Pero sus propias células, en cambio, le espiaban, porque no podía esconderse de ellas, y, un día, decidieron derribar a este soberano que no cesaba de permitirse actos reprensibles. Antes de lanzarse a educar a los demás, cada uno debe ser el pedagogo de sus propias células. Porque tenemos que asumir que un pueblo al que su rey no da un buen ejemplo, acaba imitándole, y lo destrona. Mientras que si el rey da un ejemplo de bondad, de nobleza, de honestidad, sus células, que lo imitan también, hacen todo lo que pueden para sostenerle: se vuelven tan obedientes, tan radiantes, que esta radiación llega a manifestarse incluso en el exterior. Y son esta luz, estas emanaciones, las que actúan sobre los humanos, sobre los animales, y hasta sobre la vegetación, para influenciarlos… Ésta es la verdadera pedagogía. Omraam Mikhaël Aïvanhov


Opciones de descarga:


Comenta el libro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies