Menu

Si Tan Solo Mi Madre Me Hubiera Dicho…


Autores


Resumen del Libro

Espero que este librito les recuerde muchas de las perlitas de sabiduría que pueden haber oído durante sus vidas, dichas por padres, abuelos, maestras, hermanos, o las que descubrieron por su cuenta. Nadie elige tener hijos para estropearlos, hacer miserables sus vidas y arruinarles toda posibilidad de ser felices. Y tampoco les deseamos lo peor de lo peor a nuestros hijos, como si fuera alguna maldición que echamos a un caldero. Simplemente no es así. Lo cierto es que la mayoría de nosotros fuimos creados por nuestros padres, en nombre del amor. Ellos tenían la esperanza de que tengamos vidas mejores que las que ellos tuvieron: nosotros fuimos sus pedacitos de alegría. También es cierto, sin embargo, que lo mejor que cada padre puede aportar a su rol de padre rara vez coincide con las demandas de cada niño. La vida es muy amplia. La complejidad de cada vida humana es inabarcable. ¿Cómo hacemos para saber qué quieren o qué necesitan realmente nuestros hijos?


Opciones de descarga:


Comenta el libro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies