Menu

Papito Corazón

Papá no tenía nada que ver con los papás de mis compañeritas del colegio ni con las postales que todo el mundo vende en este país como la familia feliz. Mi papá no se parecía a nada de lo que hubiera visto en alguna parte. Tu papito es especial fue algo que crecí oyendo. Siempre había sido un personaje y un enigma, al mismo tiempo. Un padre desconcertante, distinto y distante que no sabía relacionarse con los afectos ni con otros seres humanos. Un padre que dependiendo de las circunstancias, estado de ánimo y propia conveniencia, mamá había etiquetado en distintas etapas como el loco, el malo, el avaro, el robot de la película, el origen de la disfuncionalidad familiar, el raro. Y frente a ese desconcierto, yo hice de todo por abordarlo .

Comenta el libro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *