Menu

Memorias


Autores


Resumen del Libro

«La vida ha sido para mí una larga tarea de la que no me arrepiento en absoluto», comenta Balthus en una de las páginas de este magnífico libro de memorias, y esas son quizá las palabras que mejor resumen la trayectoria vital de un hombre consagrado a la pintura con el mismo afán y la misma humildad con que otros se entregan a la religión. Convencido desde muy joven de su condición de artesano y poco dispuesto a dejarse llevar por los reclamos de la vanguardia, Balthus se dedicó a estudiar a los grandes maestros, intentando penetrar los matices de esa luz tan peculiar que desprenden las telas de Masaccio, de Piero della Francesca y Giotto. Ahí, en la atenta contemplación de los primitivos italianos, el joven pintor pudo tejer un hilo que une Oriente con Occidente, y a Fra Angélico con Poussin y Cézanne, hasta llegar a nuestros días. Amigo personal de Modigliani y Picasso, instalado desde hacía muchos años en la mansión de Rossinière, Balthus dictó estas memorias cuando su vida ya se acababa, hablando por fin del auténtico significado de algunos de sus cuadros y de la búsqueda incansable, desesperada a veces, de una perfección que iba más allá de la técnica para instalarse en la ética. Hombre modesto y esquivo, Balthus, que solo habló cuando dejó de utilizar el pincel, nos ha dejado unas páginas hermosas donde se guarda la esencia de un arte que es oficio y es vocación.


Opciones de descarga:


Comenta el libro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies