Menu

La Sonrisa De Voltaire


Autores


Resumen del Libro

Cuando a Diógenes alguien le reprochó beber en la taberna, este respondió: ¿Y qué tiene de malo? Lo raro sería ir a beber a la barbería y cortarme el pelo en la taberna . A alguien que le criticó a Aristóteles haber dado limosna a un malhechor, este respondió: Yo sólo ayudé al hombre, no a sus costumbres . Cuando un grupo de rencorosos aristócratas le dio una paliza al mordaz Voltaire, uno de ellos exclamó: No le peguéis en la cabeza, de ahí puede salir algo bueno . Buscamos la felicidad -escribió Voltaire-, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo confusamente que tienen una. Después de que los filósofos Hegel y Schelling se enzarzasen en una trifulca pública, el periodista satírico Moritz Saphir sentenció: Los filósofos piensan oscuramente, pero maldicen con mucha claridad . Haciendo gala de una gran modestia las últimas palabras de Auguste Comte en su lecho de muerte fueron: ¡Qué gran pérdida para la humanidad! . Freud, cuyo psicoanálisis interpretaba gestos inadvertidos como expresiones del inconsciente reprimido, acabó siendo víctima de sus propias teorías y cuando en cierta ocasión, sobaba un cigarro y se percató de que alguien lo observaba maliciosamente, comentó: A veces un cigarro no es nada más que un cigarro . Las anécdotas y agudezas más divertidas de los grandes pensadores.


Opciones de descarga:


Comenta el libro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies